Story

"El sofá derr Marc"

La llegada de Marc a nuestro taller entre mil colinas ha sido un huracán con alta dosis de profesionalidad y criterio estético. Muchas han sido las personas que han desviado sus vidas; semanas, días o quizá horas para formar parte con fuerza de esta aventura que hoy cuenta por fin con aquella mitad que antes estaba más aquí que allí aunque físicamente lejos. “Muracoze…” “Señores, señoras, señoritas, señoritos, niños, niñas, perros, canarios, que más da, sed todos bienvenidos al circo dónde las plachas patinan, las tizas se afilan, los alfileres danzan y las tijeras moldean domadas. Eugenie os abrirá paso y acomodará en los asientos, ella es la serenidad y la dulzura perfecta para preparar el espectáculo que aguarda tras la cortina. ¡Que se abra la cortina! Nuestros protagonistas pedalean, suena reggetón de Casterdefels al más puro estilo africano, los componentes del Real Madrid de la promoción del 2004 supervisan el trabajo algo descoloridos. Antoine, practicante de discreción consigue deslizarse a través del taller pasando siempre desapercibido. Es impecable profesionalidad. Agnes es el toque femenino en los pedales; es entrañable y rápida. Ha sido todo un descubrimiento. Christoph es un buen costurero de temple tranquilo mas posee una extraña intuición que le permite percibir hoy la gripe que cojerá mañana. Aún así, nunca hemos visto esa gripe. Felicien es el padre de esta familia. Risueño, constante, trabajador minucioso…impecable. Claude, el artista. El indomable y el creativo. Pantalón a cintura y camisa recién planchada pasea frecuente y breve a destinos desconocidos. - Señores, señoras, señoritas, señoritos, niños, niñas, perros, canarios, que más da, INTERMEDIO de dos dias -