Story

“Yo hablo espagnol…”

En Ruanda nunca sabes con quien puedes chocar y debes estar siempre alerta porque todo personaje puede convertirse en una pieza más. Tercera edición de la Expo Ruanda ’06. Paseamos con Antoinette por todos los espacios dónde ruandeses y vecinos ugandeses, tanzanos, keniatas, burundeses...nos muestran sus pequeñas industrias aún incipientes (en el caso de Ruanda principalmente) de papel de w.c, cerveza de plátano, salsa de tómate natural, nuevas tecnologías, artesanía, colchones de espuma etc. Antoinette comparte un pequeño espacio con otra asociación para exponer los productos que se fabrican en “Tujijurane”. Es difícil vender a final de mes, nos explica, a la gente ya no le queda dinero para gastar y pasean más para divertir el ojo que para consumir. Suena música de fondo (como en casi todo punto de África), rap de la mano de un grupo ruandés jóven que canta en directo subido a una mesa-escenario. Se venden helados blancos sabor indefinido, un lujo. Entre la muchedumbre de gente y con algún niño agarrado de la mano de Marc, una estampa ya cotidiana, aparece un personaje de ojos caídos y botas rancheras: - “Yo hablo espagnol” Williams. Un artista ruandés con 4 años de carrera de arte en Congo. Coleccionista de idiomas, botas rancheras y gorros de promoción. Aprende autodidacta el italiano, español, inglés y ahora en proceso de alemán y chino. Su español es buenísimo. Nos cuenta que es la primera vez que consigue aplicar el idioma en vivo y en directo, anteriormente se las ingeniaba para hablar a través de skype con algún cibernáuta espontáneo. Despedidas varias y retorno a casa con una alfombra de raffia tirada de precio para la habitación. (Especificaciones de Antoinette: alfombra tradicional usada para consumar el amor en el suelo tras el casamiento, se ríe jjijiji es un ángel.) La calle y una nueva tarde hacen que choquemos con Williams por segunda vez. Fijamos cita para la mañana en el taller; Williams parece el posible artista para materializar la idea de nuestro logotipo. Hasta la fecha el logotipo ha estado creciendo día a día y Williams ha resultado ser el único artista puntual y serio de toda la ciudad, fiuuuuuuuu. Ya es uno más. (El agua sigue de vacaciones. Esta vez ha sido la compañía Electrogaz la que nos ha cortado el acceso de tan preciado bien. Al parecer el antiguo propietario de nuestros bloque de apartamentos es un moroso en potencia de 260,000 francos ruandeses y vamos a tener que ganarnos a los repartidores de agua y luz para que entiendad que no tenemos nada que ver con ello y necesitamos agua. Hoy gestionamos el trámite. Necesitaremos suerte.)