Story

Marionetas de papel maché

Se despertó un día y decididió dibujarla. Borró, redondeó y perfiló sobre papel la expresión de sus manos para que ellas le presentarán todo lo demás. Moldeó su pequeña cabeza con tanto cuidado que resultaba siempre demasiado redonda. Al Conseguir asomar su pequeña nariz con timidez tenía que dejarle sitio a la boca, sitio suficiente para muchas sonrisas. Los ojos siameses tratarlos con regla y muchos pares de milímetros. Clavos por articulaciones, pequeños agujeros a los que regalar hilos cargados de vida y lima, mucha lima para pulir su expresión. Varias capas de pintura para darle color y unos ropajes cosidos a mano que nos cabrían en un puño. La marioneta estaba terminada y el viejo artesano la colgó en su antigua tienda junto a las demás creaciones a la espera de ser compradas. “Mille Collines” está hecha a mano. No existe una pieza exacta a la anterior ni tampoco grandes cantidades dentro de un mismo modelo. Nunca podrá llegar al gran público porque la elaboración de cada modelo es minuciosa y requiere mucho tiempo. “Mille Collines” cree en el arte de la artesanía y en el lujo de lo esencial. Las marionetas del artesano nunca serán perfectas.