Story

Antoinette; su sueño y el nuestro.

El reencuentro con Antoinette se vive con gran emoción, grandes cambios han llenado sus días. Su traslado del taller y de su vivienda a la asociación Tujijurane la sitúa aún más cerca de su labor en uno de los barrios más pobres de Kigali.
Allí nos reencontramos de nuevo con parte del equipo. Papa Antoine, uno de nuestros mejores costureros nos saluda con un gran abrazo, nos sentimos felices de verle de nuevo. Actualmente trabajan con Antoinette en un pequeño taller dentro de la asociación. Su disposición y espacio es perfecto para el desarrollo de los nuevos prototipos de Mille Collines mientras organizamos la operativa y buscamos un taller propio.

Nos reunimos con Antoine para hablarle del futuro del proyecto. Le proponemos el puesto de jefe de taller y acepta con gran interés. Próximamente nos reuniremos con una asociación dirijida por hermanas blancas que se encarga de preparar costureras. Su método implica gran esfuerzo y mucha disciplina. Confíamos en las mujeres formadas en esta asociación para ser las operativas del taller, dirijidas por Antoine.



Hoy hemos visitado una asociación especializada en manufactura de productos de cuero. La asociación a su vez forma a niños discapacitados – rechazados por la sociedad ruandesa – para que aprendan un oficio que les permitirá ganarse la vida en un futuro. Su equipo de maestros se encarga de producir objetos en cuero además de impartir conocimientos. La asociación se ha mostrado interesada en realizar algunos de nuestros prototipos para probar así la calidad de sus productos. De este modo podremos valorar si incorporarlos en el equipo. Sería muy interesante poder dar salida a los productos de la asociación a través de Mille Collines. Sus beneficios se inviertan en dar formación a niños discapacitados.